jueves, 4 de agosto de 2011

Los elementos en la magia

Se cree que cada cosa que existe en la creación tiene un elemento principal que lo rige o gobierna en sus características internas como externas.

Los elementos son la tierra, el agua, el fuego y el aire. Puesto que son parte de toda creación, existen en los mundos visible e invisible, aglutinándose en un quinto elemento que conocemos como espíritu, que está en y se compone de todos los elementos.

Los elementos unidos forman el círculo completo de la magia.

Desde los tiempos antiguos se dividió el mundo en cuatro principios básicos o "elementos". Este punto de vista ha cambiado sobre todo con los avances de la ciencia, pero los cuatro elementos todavía son válidos en la magia, porque se conectan más de cerca a las emociones que las explicaciones modernas del mundo.

Por lo general, en todos los rituales se requiere el llamado de estos Guardianes de los Elementos para invocar su poder y protección. Cada Atalaya (que tiene una orientación en un punto cardinal) es regido por uno de estos reinos elementales, y estos a su vez rigen una estación, y están representados con diferentes tipos de espíritus. El pentagrama o estrella de cinco puntas también representa la unión de estos elementos para el uso mágico.

SIEMPRE llama a los Guardianes de los Elementos cuando hagas un ritual. Ellos pertenecen a un rango o jerarquía de energía superior.

Atributos elementales:

Tierra


Fertilidad, embarazo, prosperidad, conexión con la tierra, estabilización, niños, dinero, siembra, crecimiento, el hogar, cosecha, animales domésticos, ganado, serpientes, animales de madriguera, objetos enterrados, danza, muchas piedras, magia de las imágenes y tamborileo.

Este es el último y el primer elemento en el círculo de la energía. De la tierra provenimos y a ella debemos regresar. Es el elemento de la nutrición, de la seguridad, la protección, la estabilidad y la disciplina.

Trabajar con la tierra implica tener paciencia para esperar tranquilamente el momento en el que las cosas surjan. Los bosques, las selvas, las playas o los desiertos no se formarán en un día, el crecimiento requiere de tiempo, constancia y perseverancia.

Cuando despertamos a los seres elementales de la tierra en nuestro interior estamos creando un espacio fértil, pacífico, seguro y nutricio en nuestra alma.

En un oasis en medio de la confusión, la rapidez y las exigencias de la vida actual; un lugar al cual poder acudir cada vez que necesitemos un poco de seguridad, alimento y estabilidad.

Correspondencias de la tierra:

Elementales: Gnomos.
Rey elemental: Ghob.
Tipo de Energía: femenina - receptiva.
Hora Celta: medianoche.
Estación: invierno.
Dirección: norte.
Sentidos: oído, tacto y olfato.
Colores: verde y café.
Herramientas: sal y arena.
Instrumentos musicales: tambores y todo tipo de percusiones.
Piedras: ágata, azabache, jaspe verde, ojo de gato, turmalina verde y negra, turquesa.
Metales: plomo.
Árboles sagrados: fresno, olmo, ciprés, madreselva y espino.
Animales: arañas, perro, caballo, gusano, vaca, roedores.
Signos Astrológicos: Tauro, Virgo y Capricornio.
Hierbas y plantas: alfalfa, algodón, artemisa, avena, cebada, centeno, helecho, maíz, membrillo, pachulí, trigo y verbena.

Tipo de rituales:

Con la ayuda del Rey elemental de la tierra puedes crear hechizos y rituales mágicos de protección, seguridad, constancia, perseverancia, solidez, trabajo, ganancias materiales, salud física, relaciones duraderas, concentración, pertenencia y equilibrio.


Agua: 



Alumbramiento, embarazo, limpieza, transformación interior, esfuerzos psíquicos, adivinación, purificación, las emociones, amor romántico, manifestaciones del espíritu, muerte, renacimiento y exploraciones de vidas pasadas.

Es el elemento de los sentimientos, las emociones, el amor, los sueños, el inconsciente y el poder de la intuición.

Nos habla del corazón mismo del ser humano; de los deseos y temores ocultos en el fondo del lago. Trabajar con el agua es atrever a sumergirnos y descubrir lo que hay en el fondo de nuestro corazón, es dejarnos llevar por la intuición y percibir los sutiles cambios de la naturaleza.

El elemento agua está relacionado con la inspiración espiritual, con la meditación, los estados de trance y la imaginación creativa. La literatura, los cuentos, y la pintura nos ayudan a entrar en contacto con el elemento agua, percibiendo la realidad de diferentes maneras.

Cuando despertamos a los seres elementales de las agua en nuestro interior estamos creando un lago mágico al cual acudir a pedir deseos, hacer consultas, pedir orientación mágica y espiritual; enfrentar a los monstruos que duermen bajo el agua y observar nuestro reflejo.

Correspondencias del agua:

Elementales: ondinas.
Rey elemental: Nicksa.
Tipo de Energía: femenina - receptiva.
Hora Celta: atardecer.
Estación: otoño.
Dirección: oeste.
Sentidos: oído, tacto y gusto.
Colores: azul y plateado.
Herramientas: copa, cáliz, aceites rituales, espejo, conchas y caldero.
Instrumentos musicales: palos de agua, platillos, instrumentos de bambú.
Piedras: aguamarina, turmalina azul, cuarzo blanco o transparente, amatista, coral, perla, piedra de la Luna, lapislázuli.
Metales: mercurio y plata.
Árboles sagrados: sauce, saúco, tejo, vid, manzano.
Animales: gato, rana, tortuga, peces, ballenas, caballo de mar, víbora de mar.
Signos Astrológicos: cáncer, escorpión y piscis.
Hierbas y plantas: alcanfor, aloe, manzanilla, calabaza, cereza, ciruela, coco, eucalipto, frambueza, fresa, fárdenla, jazmín, licopodio, limón, margarita, melisa, menta, milenrama, mirra, musgo, nardo, orquídea, papaya, pensamiento, pera rosa, sándalo, tamarindo, tomate, tomillo, vainilla, valeriana, verdolaga, violeta, violeta africana, zarzamora.

Tipo de rituales:

Con la ayuda de la reina elemental del agua puedes crear hechizos y rituales mágicos de compasión, amor, sensibilidad, paz interior, salud mental y emocional, intuición, percepción, adivinación, introspección, control interior, autodescubrimiento, sueños mágicos, inspiración artística, creatividad, belleza, armonía familiar, autoestima y aceptación de ti mismo.



Fuego: 


Transformación profunda, protección, empleo, asuntos legales, destrucción/construcción, interpretación, pasión, guerra/conflicto, valentía, fuerza/vigor, sexo, magia sexual, resistencia, lujuria, limpieza y exorcismo/expulsión.

El elemento fuego nos trae la fuerza, la valentía, el coraje y la pasión por la vida. Es la energía en acción que nos motiva a levantarnos cada mañana y comenzar a trabajar. El fuego interior nos impulsa a buscar nuevos caminos, a enfrentar nuevos retos y correr riesgos.

Cuando trabajamos con el fuego nos sentimos vigorosos, entusiastas, optimistas y creativos. La danza activa el elemento fuego, nos conecta con la alegría de vivir y con la fuerza interna. El fuego puede convertirse en una experiencia avasalladora, arrebatadora y desenfrenada.

La naturaleza inesperada del fuego nos impulsa a guiarnos por nuestros instintos, actuar sin pensar y lanzarnos a la aventura sin medir las consecuencias.

Cuando despertamos a los seres elementales del fuego en nuestro interior, estamos creando un fuego sagrado que nos calienta, reconforta y reanima a continuar la jornada cuando estemos exhaustos. El fuego interior se convertirá en una antorcha que nos guía y nos llene de valor y coraje cuando nos sintamos temerosos y confundidos.

Correspondencias del Fuego:

Elementales: salamandras.
Rey elemental: Djin.
Tipo de Energía: masculina - proyectiva.
Hora Celta: mediodía.
Estación: verano.
Dirección: sur.
Sentidos: oído, tacto, forma.
Colores: rojo.
Herramientas: athame, espada, velas, carbón, hoguera.
Instrumentos musicales: todos los de cuerda, guitarras, arpas, violín, etc.
Piedras: lava, obsidiana, ojo de tigre, ónice, pedernal, rubí, topacio, jaspe, rojo ambar.
Metales: bronce y oro.
Árboles sagrados: serbal, fresno, espino, roble, pirul.
Animales: abeja, serpiente, camaleón, cocodrilo, iguana, oso, león.
Signos astrológicos: aries, leo, sagitario.
Hierbas y plantas: ajo, albahaca, angélica, amaranto, azafrán, caléndula, canela, acebo, cedro, cebolla, clavel, clavo, comino, crisantemo, cilantro, eneldo, enebro, girasol, granada, heliotropo, higo, hinojo, hierba de san juan, laurel, mandrágora, menta, mostaza, naranja, nuez moscada, pimienta, rábano, romero, tabaco, árbol del té, zarzaparrilla.

Tipo de Rituales:

Con la ayuda del Rey elemental del fuego puedes crear hechizos y rituales mágicos de fuerza física, protección, valor, iniciativa, energía, deseo sexual, sensualidad, belleza, pasión, entusiasmo, capacidad de gozo, alegría, optimismo, alto rendimiento, capacidad de terminar los proyectos que iniciamos y amor por uno mismo.


Aire: 

Intelecto, estudio, escritura, los ancianos, viaje astral, comunicación, música, sonido, variabilidad, magia de la meteorología y generación de poder.

El elemento aire es el encargado del pensamiento y la palabra; nos inspira y aconseja y agudiza nuestra mente. Los grandes descubrimientos, los inventos y las creaciones musicales fueron inspiradas por el elemento aire.

Su vehículo son los vientos, las fragancias y las notas musicales. Evocan en nosotros recuerdos ancestrales y nos llevan a encontrar nuevas realidades: Todo cuando existe tuvo que ser pensado primero para cobrar vida posteriormente en el plano físico.

El aire es el elemento de las ideas, la elocuencia, el movimiento dirigido hacia metas claras, la comunicación verbal y escrita. Cuando despertamos a los seres elementales del aire en nuestro interior, estamos creando un espacio para escuchar y ser escuchados; es el eco en la cima de una montaña que nos revitaliza e inspira con su aire fresco.

Trabajar con el elemento aire nos permite aclarar nuestros pensamientos, dejar fluir las ideas y soñar despiertos.

Correspondencias del Aire:

Elementales: silfos y sílfides.
Rey elemental: Paralda.
Tipo de energía: masculino - proyectivo.
Hora Celta: amanecer.
Estación: Primavera.
Dirección: Este.
Sentidos: Oído y tacto.
Colores: amarillo.
Herramientas: incienso, aceites, fragancias, campana, vara.
Instrumentos musicales: todos los de viento.
Piedras: cornalina, sardónice, calcedonia, jaspe moteado, mica, venturina.
Metales: aluminio y estaño.
Árboles sagrados: pino, olmo, muérdago, avellano.
Animales: todas las aves: búhos, lechuza, águila, mariposas e insectos voladores.
Signos astrológicos: Géminis, Libra y Acuario.
Hierbas y plantas: acacia, almendra, anís, arroz, benjuí, diente de león, espliego, helecho, hierba buena, mejorana, menta, mora, nuez, perejil, ruda, salvia, tila, tomillo y trébol.

Tipo de Rituales:

Con la ayuda de la reina elemental del aire puedes crear hechizos y rituales mágicos de concentración, elocuencia, estudio, habilidades verbales y literarias, inspiración poética, ideas creativas, resolver discusiones, iniciar proyectos, planear metas futuras, soñar despierto, realizar viajes y cambiar de ambiente.

Fuente: Wiccanos Lunae.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada