viernes, 22 de julio de 2011

El pentáculo

Representa al elemento tierra, y es utilizado para centrar la energía. Su propiedad es de consagrar lo que sobre él se apoye. Cada punta representa un punto cardinal o un elemento, la quinta punta es el espíritu o esencia.

El pentagrama significa en Wicca el equilibrio entre los cuatro elementos del mundo (aire, tierra, agua y fuego) con el espíritu.

La punta superior representa el elemento del espíritu, representa el etéreo, lo eterno y la inminencia de la Diosa. Representa nuestras almas, representa a las partes de nosotros que se dedican a la brujería, a una conexión espiritual a la tierra y el uno al otro. Simboliza el amor espiritual.

Todas las puntas restantes del pentagrama se relacionan con la experiencia humana, nuestras vidas como criaturas puramente profanas, hechas de cuerpo y mente.

La punta izquierda superior representa el aire. El aire es el elemento de la mente. Representa el pensamiento, la inteligencia, análisis razonamiento. Es el elemento que permite que examinemos el espíritu y que descubramos donde cabe en nuestras vidas.

La punta derecha superior es el elemento agua. El agua representa el ciclo de la vida: Venimos de las oscuridad acuosa de la matriz, y volvemos a las lágrimas de la muerte. El agua es el elemento de la emoción. El agua es el elemento que valida nuestra existencia como seres sensibles, porque permite que tengamos sensaciones, pero las sensaciones no temerarias, injustificables del fuego. El agua es el elemento que calma el fuego, combina la emoción con la razón.

La punta izquierda inferior representa la tierra. La tierra es el elemento de la madre. Simboliza la seguridad, crecimiento, alimento, todas las cosas que la madre de la tierra proporciona para nosotros. Los elementales de la tierra son los que nos ofrecen la capacidad de explorar el espíritu. Sin tierra tendríamos siempre nuestra cabeza en las nubes.

La punta derecha inferior representa el fuego, el fuego representa la pasión. Representa a esa parte de nosotros que desea derrocar a la razón, lanzarse sin pensar en nuestras acciones. El fuego es símbolo de la adrenalina, del ímpetu. El fuego reemplaza al intelecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada