miércoles, 10 de agosto de 2011

La consagración de las Herramientas

Como primer paso debemos hacer una limpieza física del objeto, cuidando de corregir cualquier defecto de manufactura que encontremos, así como suciedad o polvo que pudiera tener acumulado. Mientras hacemos esto, debemos visualizar toda la energía negativa que pudiera poseer el objeto dejándolo.

Otra cosa que debemos hacer, es la limpieza con los 4 elementos: fuego (una vela), aire (humo de una vara o cono de incienso), tierra (sal consagrada) y agua (también consagrada). Mientras tomamos la herramienta la pasamos por ejemplo por la llama de la vela y decimos:

"yo te limpio en nombre del Dios y la Diosa con el fuego y elimino de ti toda suciedad y negatividad que puedas tener. Por eso estás limpia. Así sea".

Y así repetimos con cada elemento y para casa herramienta.

Una vez que esté libre de energías negativas, podemos pasar al siguiente paso, que es la consagración ritual. Para hacer eso, colocamos lo que vayamos a consagrar sobre el pentáculo y tocándolo con nuestra mano hábil o proyectiva, y utilizando el nombre de la herramienta y su material de consagración, decimos, por ejemplo:

"Te consagro, _____________
para limpiarte y purificarte,
para servirme dentro del círculo.
En el nombre de la Diosa Madre y el Dios Padre.
Estás consagrado/a."

Luego de esto la cargamos, frotándola en un único sentido y visualizando cómo adquiere nuestra energía; asperjamos con sal, pasamos por sobre el humo del incienso, por la llama de las velas (o por sobre ellas), y luego asperjamos con agua, llamando cada vez a los espíritus de cada elemento para consagrarla.

Al finalizar, elevamos la herramienta con ambas manos, diciendo:

"Te cargo por los Antiguos Dioses: por la Diosa y el Dios,
por las virtudes del Sol, la Luna y las estrellas,
por los poderes del aire, fuego, agua y tierra,
que a través tuyo obtenga todo lo que deseo.
Dioses Antiguos, carguen esta herramienta con sus poderes"

Bajamos la herramienta, y podemos empezar a usarla.

También nos puede pasar que no queramos usar más un objeto para los rituales... entonces podemos "desconsagrarlo". En este caso, el objeto vuelve a su mundano uso, y lo despojamos de toda energía espiritual que pueda tener (la "carga"). Esto es excelente, por ejemplo, antes de darle un objeto a otra persona y que podría ser usado en un ritual. Este ritual libera cualquier energía espiritual que haya quedado en la herramienta.

Para desconsagrar un objeto, puedes utilizar un procedimiento similar al que se utilizó para consagrarlo:

"yo te desconsagro _____________ y te retorno a tu uso mundano. Libero todas las energías con las que ha sido cargado, menos de aquellas del material con el que está hecho/a. Señor y señora, sean mis testigos! Así sea!!"

(Basado en Wicca: "A guide for the solitary Practitioner"; "Clavícula de Salomón").

Fuente: Senda Pagana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada