viernes, 22 de julio de 2011

Athame

El atham es una hoja de doble filo que nunca se usa para cortar superficies físicas. Tradicionalmente tiene un mango de madera pintado de negro, aunque muchos brujos prefieren decorar la madera natural a su gusto con pinturas, tallas o marcas de fuego. Son fáciles de conseguir, ya que el mercado está inundado por todo tipo de athams decorativos, algunos con finos trabajos de artesanía realizados por paganos en épocas astrológicas favorables. Para conseguirlos puede remitirse a algunas publicaciones wicca/paganas.

El atham ha sido tradicionalmente considerado una herramienta de aire, pero en algunas tradiciones está asociado al fuego.

Su función es la de dirigir la energía, especialmente la del elemento con el que está vinculado. También simboliza el principio masculino de la creación durante la celebración ceremonial del Gran Rito, que conmemora el enlace sagrado entre el Dios y la Diosa.

Para algunas brujas, el athame es su herramienta más valiosa, por lo que la utilizan para realizar una gran variedad de acciones ceremoniales y mágicas, como la bendición de los vinos rituales, atraer las energías divinas para los ritos de invocación, dirigir todas las energías mágicas de la persona o trazar el círculo sagrado.

El athame puede cargarse con energías mágicas que serán utilizadas cuando sean necesarias. Los mitos y leyendas de los héroes y deidades del oeste europeo ilustran con frecuencia el uso de esta herramienta mágica. Uno de los ejemplos más conocidos puede encontrarse en las leyendas del ciclo artúrico. La célebre espada Excalibur está cargada con el poder que permitirá a Arturo gobernar su reino. Este sólo llega a ser rey cuando consigue extraer la espada mágica de su amplia base de piedra, que representa el principio creativo femenino, la madre Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada